Logo dominicosdominicos

Blog El atril

Fray Antonio Praena Segura, OP

de Fray Antonio Praena Segura, OP
Sobre el autor

14
Sep
2008

Depre posvacacional

3 comentarios

Bueno. Llega la normalidad. El trabajo nos devuelve al orden, pone claridad en nuestra mente. (Perdonen, debo ir a por otro klinex, este lo tengo ya empapado)

 

Si todo en la vida fueran vacaciones, no se distinguiría el ocio del trabajo y el ocio acabaría siendo una pesada carga. Al fin y al cabo, el trabajo nos ayuda a santificarnos. (Mis ojos no dejan de humedecerse. El silencio en el fondo de la piscina, los paseos con mi sobrino al atardecer, las cenas en la terraza frente al mar, el libro de Hildegarda a altas horas...)

 

Nada nos ayuda tanto a concentrarnos como la habitual mesa de trabajo. La productividad en beneficio de la sociedad es directamente proporcional a nuestro amor al género humano. Y es nuestra colaboración cocreadora para con la obra de la creación. (No lo soporto más, mis huesos chirrian por estar tumbado junto a las olas. Las olimpiadas a deshoras tomándome un helado, la final de Nadal, los saltos de emoción y el baloncesto, la gimnasia rítmica de fondo a la hora del café, poemas a medianoche mientras papá y mamá duermen... No quiero consolarme)

 

Tarde o temprano hay que enfrentarse a las decisiones. Los retos siempre te han enriquecido. Cuando termines las recensiones pendientes te sentirás muy satisfecho. Lo importante es dejar una obra literaria novedosa, y eso requiere disciplina. El hombre organizado responde a la intrínseca naturaleza racional de la cual es medida. (Las canciones de Amaral, la cerveza Coronita, sudar en el gimnasio, la música house en el coche, los puestos de baratijas de los negros en el puerto, el montón de camisetas a un euro en el mercadillo, los desayunos en bañador, correr detrás de Emmanuel que se escapa por la playa, las hamburguesas insanas en el paseo marítimo, la crema hidratante obligatoria tras el sol... ¡Si es que no hay consuelo!).

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


marcelino
17 de Septiembre de 2008 a las 10:33

¿Depre postvacional?¿que es eso?, tal vez los cristianos noi deberiamos tener vacaciones, pues hay mucha gente que no las tiene, gente, que son nuestros hermanos, los enfermos, los que cuidan a enfermos, los pobres, esos no tiene depre postvacacional, nosotros tampoco deberiamos tenerla,

sotoderojas
17 de Septiembre de 2008 a las 14:35

Querido Marcelino:
Es sólo un relato literario que intenta ser entre divertido y nostálgico.
Pero, aunque no lo fuera, hasta la Iglesia dice que el descanso debe ser respetado y que es bueno para encontrarnos con nosotors mismos y compartir en familia. Refugiarse en el trabajo y no querer ver más que los aspectos dolorosos no nos ayuda, precisamente, a enfrentarnos a esos mismos males. Y puede llegar a ser hasta una forma de refugiarnos en el trabajo para huir de algo de nosotros mismos.

marcelino
17 de Septiembre de 2008 a las 16:42

Solo queria tener un recuerdo, para aquellas personas que nunca han tenido vacaciones, y no me refiero al trabajo, tal vez no lo tengan. Seria bueno usar nuestras vacaciones en ayudarles.Es una idea

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo