Logo dominicosdominicos

Blog El atril

Fray Antonio Praena Segura, OP

de Fray Antonio Praena Segura, OP
Sobre el autor

13
Dic
2013

Un acto mítico

8 comentarios

 

Hoy se falla el Premio Adonáis de Poesía. A pesar del paso del tiempo, el Adonáis me sigue pareciendo especial. Y, objetivamente hablando, frente a quienes alguna vez han señalado que ya no es lo que era, diré que no estoy en absoluto de acuerdo.

 

También en esta reciente década han pasado por la Colección Adonáis algunos de los mejores poetas que hoy son no una promesa sino una voz confirmada: Raquel Lanseros, Javier Vela, Jorge Galán, Juan Meseguer, Adrián González Da Costa, Rubén Martín , Joaquín Pérez Azaústre, Juan Carlos Abril, Francisco Onieva , Martha Asunción Alonso, Vanesa Pérez-Sahuquillo, Alberto Chessa, Jesús Beades, Gomez Toré, José Luis Rey, Ana Merino... Aún no sabemos si formarán una generación parecida a los Adonáis de Claudio Rodríguez, de José Hierro, de Valente... Pero están ahí con una excelencia que el tiempo, poco, ha confirmado ya.

 

 

Suerte hoy a los finalistas, entre los cuales hay algún gran amigo. Llegar hasta ahí es un lujo, el de participar en ese acto en que con emoción y nervios los propios finalistas escuchan in situ el fallo de un jurado que en medio del silencio aparece cargado de papeles, de sobres, de notas. Luego viene o la celebración o un cierto desencanto. Después, siempre ya en calma, la satisfacción de haber formado parte de un acto mítico.

Posterior Anterior


Hay 8 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
C
14 de Diciembre de 2013 a las 23:42

No sé, Praena. No critico el Adonáis (no lo conozco y puede que esté lleno de gente estupenda) pero me da la impresión de que hay mucho trapicheo en el mundo literario. ¿Sabías, por ejemplo, que existe un pre-jurado "anónimo" en la mayoría de los concursos, y que al jurado le llega una mínima parte de lo presentado? ¿O que muchas de las novelas más vendidas han pasado antes de su publicación por un fuerte trabajo de limpieza y retoque? Otras realidades más crudas prefiero callármelas.
Lo cierto es que, cuanto más sé del mundillo literario, menos me gusta. Salvo a algunos amigos escritores (como tú y otros que juegan limpiamente) y por supuesto a tantos libros que me acompañan. Pero las editoriales, más que un bien, son un mal necesario.

2
Antonio Praena para C.
15 de Diciembre de 2013 a las 14:39

Sí, lo del prejurado es parte necesaria y conocida. Imagine usted: hay premios a los que se presentan 900 o 1000 libros. Otros, de los que puedo saber más como parte implicada, rondan los 400 o 500 ejemplares. Normalmente al dar a conocer el fallo se informa del número de libros originales presentados. Y, en alguno, hasta se da el título de las obras finalistas junto con el seudónimo de las mismas. ¿Cómo podría un jurado leer tantos libros? Se hace necesaria la preselección por parte de un prejurado, que imagino que es anónimo para el público pero que no es desconocido para los integrantes del jurado. A veces pueden acertar en su selección y otras puede que obras de calidad y merecedoras de llegar a la final se escapen. Por eso es preciso señalar que los responsables últimos del fallo no son los preseleccionadores, sino los miembros del jurado, y que por ello en la mayoría de los premios los miembros del jurado tienen la facultad de rescatar y preseleccionar cualquiera de las obras presentadas. Y me parece bien, porque puede darse el caso de que los criterios de los preseleccionadores no coincidan con los del jurado. Ahora bien, el problema viene cuando nos preguntamos cómo llega un miembro de un jurado a conocer que entre los libros presentados está este o aquel, como para llegar a rescatarlo. La respuesta más sensata nos dice que todas las obras deberían de estar a disposición de los miembros del jurado, pero en ocasiones algún miembro del jurado puede tener noticias de alguna obra presentada e interesarse por ella. No me parece mal, si de lo que se trata es que la calidad llegue a la final y una obra que lo merece no haya quedado descartada por el camino. Sin embargo las críticas vienen por esta razón. Y aquí las opiniones divergen. Por no quedarme en el limbo e implicarme, diré que me parece una buena opción que los trabajos se presenten no bajo seudónimo sino firmados por su autor. Así la claridad y la transparencia serían mayores. Tiene inconvenientes, pero creo que son salvables.
Aquí es donde entra el Adonáis, que creo sinceramente está fuera de sospecha. Se trata de un premio para autores menores de 35 años, pues busca descubrir nuevos valores. Además pesa en él la tradición, el tratarse del premio más antiguo, por el que han pasado nombres y títulos que son parte ya de la historia de la literatura y, por lo tanto, sabe que tiene que responder de una calidad y una altura que son su distintivo. Y, finalmente, señalar que es un premio al que se presentan la obra y el autor, el libro firmado, no anónimo ni bajo seudónimo. Es decir: se hace a "cara descubierta".

3
C
15 de Diciembre de 2013 a las 15:33

Un comentario muy ilustrativo. Afortunadamente siempre hay gente honesta que se guía únicamente por el sentimiento del deber que, en el caso de los miembros de un jurado literario, estaría en intentar escoger el mejor escrito. Por otra parte, creo que se debería informar al que participa de la realidad: se puede comprender que exista un pre-jurado, pero, ¿por qué a la mayoría se le oculta esta verdad? También creo que, como tú dices, podrían ir firmados siempre. Me parece una hipocresía que se quiera ocultar el nombre del concursante, cuando perfectamente se puede abrir el sobre pequeño de los datos personales sin que nadie lo tenga porqué saber. Como todo sistema humano, es mejorable. Saludos cordiales.

4
AP
15 de Diciembre de 2013 a las 18:25

Creo que no se oculta la existencia del prejurado. Es algo que forma parte del mecanismo del premio.

5
lo mítico de-construido
22 de Diciembre de 2013 a las 10:27

Ooohh no !!! La misma desilusión cuando siendo aún niños descubrimos que los reyes magos eran..., o cuando con curiosidad miramos debajo de las faldas de la mesa camilla: cuatro palos de madera.
El mito de la poesía, la considerada mas pura de las artes , y la parafernalia en derredor, como todo lo mítico, está llamado a provocarnos el "oohhh no". Como aquel amor "mitificado" en quien descubrimos " lo escondido". La de-construcción de lo mítico

Al respecto el doliente artículo de Javier Marias hoy en el Pais. Aquello que escribir en España sigue siendo de berrinche por lodel pirateo informático. Porque poesía narrativa o pintura, hay que vender.

Siempre quedará ese primer momento creativo anterior a cualquier "photo shop del mercado".

Felicidades Fray Antonio por su éxito editorial.
Feliz Navidad. Que 2014 sea generoso e inspirado. Con papel y pluma a mano.El puro goce de la creación.

6
C
22 de Diciembre de 2013 a las 15:30

La pataleta de Javier Marías es de risa. Sí, vamos, somos los más ladrones, pero no sé si tiene en cuenta que aquí los productos culturales, incluidos los e-books, tienen un precio vergonzosamente elevado. Y puestos a elegir entre disfrutar de forma "alegal" un producto o quedarme con una cultura limitada, qué puedo decir, me quedo con la primera opción.
Amigo, yo también me alegro de los triunfos de Antonio. Me debe odiar, pero no es lo mismo ver la representación siendo público que entre bambalinas. Y ya ni hablemos del ámbito estudiantil o académico. Chitón.

7
Antonio Praena
23 de Diciembre de 2013 a las 14:30

Estimados amigos:

Siento no haber podido leer hasta ahora los comentarios últimos.

Al comentario lo mítico de-construido: decía Séneca que "el presente es brevísimo, el futuro dudoso y el pasado cierto." El pasado del Adonáis está ahí, y me reitero en mi post. También algunos de los que en un pasado recentísimo eran futuro dudoso hoy son presente (podrán gustar más o menos, pero ahí ya...) Por lo demás, no veo mito en la poesía -y menos conociendo algunos entresijos-, la prefiero sin pedestal y sin aureola. Y, también conociendo algunos entresijos, le garantizo que hay premios limpios.

Respecto al éxito editorial, qué le digo, no sé si usted conoce más o menos el mundillo de la poesía, pero vender, que yo sepa, vende muy muy pero que muy poco. Y tienes que comprar tus propios ejemplares, y te tienes que pagar bastantes viajes, en fin... un ruina, al menos en mi situación. Si acaso venden unos cuantos nombres ya muy consagrados y con acreditada trayectoria, no más. Y, aun dentro de esa minoría, la mía está a años luz de ser un éxito editorial. Parece tópico, falsa humildad, pero le aseguro que me hace feliz sencillamente que un libro mío guste a alguien y con sinceridad me lo diga.

Para C: ¿pero cómo le voy a odiar? ¡Si siempre saca usted algo sustancioso de estos post! Me encantan sus puntos sobre las íes. Su forma libre y desenfadada de encontrar peros... En parte estoy de acuerdo con Marías -no había podido leer su artículo hasta ahora-. Quizá en algún meritorio caso, el deseo de acceder a la lectura no se correspode con las posibilidades económicas. Pero una gran mayoría se comprará cualquier maritata, cualquier cachivache prescindible, antes que dar 10 euros por un libro de poemas si lo puede piratear. Lo que no cabo de entender es lo de las bambalinas y lo del mundo académico.

Un abrazo navideño, amigos!

8
C
23 de Diciembre de 2013 a las 23:26

Pues sí, los librillos de Internet -y quien ha visto mi cuarto, sabe que he comprado también mucho- me sacaron de más de un apuro durante mi carrera. Llegué a leer algunos obligatorios en un pequeño MP4. También, por supuesto, las bibliotecas públicas y una maravillosa librería de ocasión que cerró desgraciadamente, pero no siempre tenían de todo. De todos modos, no creo que el libro electrónico sustituya del todo al papel. Qué comodidad es coger un libro y sentarse o tumbarse a leer sin preocuparse de la batería o de que se atranca el botón.
No me sea modesto, que lleva usted muy buena andadura :P

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo