Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog El atril

Fray Antonio Praena Segura, OP

de Fray Antonio Praena Segura, OP
Sobre el autor

31
Jul
2014

Salvar un libro

3 comentarios

Creo que nuestros hijos deberían ver esta foto. Hablar con ellos de lo que refleja. Decir, sencillamente, que la guerra no sólo mata niños –lo que ya es tan descomunalmente incomprensible que parece que sólo el silencio puede expresarlo-, sino que lo destruye todo, hospitales, escuelas, hogares...

Estaría bien recordar que en medio de la ruina hay gestos dignos que mantienen encendida la esperanza contra la barbarie, gestos como el de esta niña palestina que busca entre los escombros de su hogar sus libros, sus cuadernos. Deberíamos comentar con nuestros jóvenes que esa pesada carga de tener que estudiar, hacer deberes, leer libros es, sin embargo, uno de los mayores regalos de la vida, el camino hacia la libertad, un acto de resistencia y esperanza, algo por lo que dar las gracias todos los días.

Un cuaderno es un tesoro que hay que rescatar de las descomunales escombreras. Un libro salvado de entre los amasijos de un hogar bombardeado es una pequeña victoria sobre la destrucción deliberada.

Y sin dejar morir el asombro ante el hecho de que sobrevivan las palabras. Podrán destruir lo que tenemos, pero no lo que somos. Y somos parte de una historia que han formado las miles de historias que nos preceden y que un día, humildemente, legaremos. Somos los libros que mantienen vivas esas historias. Somos palabras, somos la palabra.

Y somos la sonrisa de esta niña en cuyos ojos limpios brilla la dignidad que nos queda, la gratitud de rescatar de entre la muerte un puñado de palabras. La humanidad en medio de la barbarie.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Anónimo
31 de Julio de 2014 a las 21:06

un libro salva una vida, en esas circunstancias del fanatismo, de la deshumanización. Mientras la industria de la guerra sigue alimentando la barbarie con armas, podriamos enviar cuadernos lápices libros, ayudándoles a sobrevivir, con recursos que les ayude a digerir tamaña barbarie. Seguro que ya se canaliza esos envios. Es probable que ong-dominicos ya lo haga. Sería bueno dar a conocer direcciones y contactos.

Verde esperanza, futuro de paz, como tu vestido querida niña palestina.Sigue soñando que el futuro es vuestro

Gracias Fray Antonio.

2
Martín Gelabert
5 de Agosto de 2014 a las 17:04

Sin libros no hay palabra. Sin palabra no hay humanidad. Por eso, lo primero que hacen los que quieren ahogar la palabra es prohibir los libros o quemarlos. En la Orden de Predicadores los libros son una prolongación del propio "yo" del fraile. De ahí que cuando cambian a un fraile de convento, los libros le acompañan en su nuevo destino. A las personas se las puede identificar por los libros que tienen y por los que han leído.

3
Antonio Praena
5 de Agosto de 2014 a las 19:54

Querido Martín: en mi muro de Facebook, que es donde cuelgo las entradas del blog, alguien puso una cita de no recuerdo quién según la cual donde se queman libros se acaba quemando personas.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo