Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog El atril

Fray Antonio Praena Segura, OP

de Fray Antonio Praena Segura, OP
Sobre el autor

21
Oct
2011

Pura impureza

4 comentarios


Asistía el otro día a la presentación del nuevo libro de un amigo. Tras una magnífica introducción a cargo del prologuista y la lectura de algunos poemas en la voz del propio autor, se abrió un espacio para el diálogo.

 

 

Entre los distintos temas que se fueron cruzando hizo el poeta una alusión a la poesía social para decir que no hay poesía más humana y que más contribuya a mejorar el mundo que una poesía pura, sin necesidad de dar entrada específica a temas sociales.

 

En algo estoy de acuerdo y en algo no. Sí al hecho de que la poesía, de por sí, si es buena, contribuye a mejorar el mundo mejorando al hombre –aunque no soy demasiado optimista al respecto-. Pero no comparto la idea de que un poema que aborde la cuestión social deba de ser, por ello, clasificado como menos poema o menos puro.

 

Desgraciadamente mucha poesía con motivaciones sociales cae bajo la afectación puramente emocional o puramente ideológica. Las buenas intenciones, la profusión de lugares comunes, el tono impostado, el carácter panfletario y exaltado o la emotividad truculenta pueden enturbiar un poema hasta hacerlo insoportable. Pero ¿está libre de ello un poema amoroso, metapoético, existencial, elegíaco…? No creo que sea el tema el que haga impuro al poema sino el poema en sí mismo.

 

Un poema social puede ser y es, si es bueno, un poema de amor, una profunda incursión por la cuestión de la existencia, una muestra de metaliteratura y hasta un canto por el canto.

 

Cierto es que tendrá que enfrentarse al riesgo y la tentación de todos los abusos antes enumerados y, por supuesto, atreverse a nuevos cauces en que levantar la verdad poética de su reivindicación más allá de los tópicos en que ésta se hizo. Pero ahí está el reto y la ocasión de desplegar el verdadero arte.

 

La pureza de un verso, si lo es, lo es también por su impureza.

 

 

Posterior Anterior


Hay 4 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Celeste
21 de Octubre de 2011 a las 12:39

Me imagino que se refiere a A. Carvajal, ¿no? No pude (es un decir) asistir a la discusión posterior. Al igual que usted, no creo en la poesía pura. Todo está imbricado de nosotros mismos, de nuestro entorno, de nuestra "ideología" (aunque deteste utilizar esa palabra). El poema más puramente amoroso e irreal, contendrá sin duda algo de nuestras vivencias, aunque sea de nuestros sueños y fantasías. Por otra parte, y esto es más un gusto propio que otra cosa, detesto la poesía social.

2
Antonio Praena
22 de Octubre de 2011 a las 13:01

Sí, querida Celeste -me alegré de verte en la presentación-. Fue sólo un comentario de pasada que me sugirió este post. Tampoco sé hasta qué punto tenía alcance un comentario de pasada.
Yo no digo tampoco que no me guste la poesía pura: sólo dudo del concepto de pureza misma. Porque, por otro lado ¿cómo prescindir de eso llamado "poesía pura" en JRJ, por ejemplo?
A mí hay una poesía social que me gusta y otra que no. En todo caso, lo que no me va es ni el panfletarismo ni el sentimentalismo ni el emotivismo, social o amoroso o como sea. ¡Cuánto daño hace a la imagen de la poesía y del poeta que se tiene a nivel popular!

3
Celeste
22 de Octubre de 2011 a las 16:01


No entiendo muy bien lo que quieres decir con sentimentalismo. Si te refieres a, por ejemplo, el romanticismo literario español, estoy de acuerdo en que es una época aborrecible en literatura, pero me suelen encantar los poemas amorosos. Espero que no te den arcadas si te digo que soy una gran fan de Bécquer y Pablo Neruda. También de otros menos "apasionados", claro está. Emily Dickinson ha sido uno de mis últimos descubrimientos poéticos, y me ha encantado.
Otra cosa. No sé si es muy lícito lo que voy a hacer, pero me gustaría invitarte a mi blog. Está un poco en pañales, pero ya iré poco a poco llenándolo de cosas:http://elvelopintado.wordpress.com/ . Tampoco por eso voy a dejar de visitarte virtualmente, todo es compatible.

4
Dr.J
25 de Octubre de 2011 a las 01:29

Bueno, prueba cambiando poesía por religión. ¿Hay una religión "pura" y otra "social"? Espero que no. Posiblemente admiremos más a personas como los religiosos de clausura que nos parecen religión pura pero también a los misioneros más "sociales". Yo creo que ambas (poesía y religión) son dones que vienen desde arriba y por eso si queremos ser premeditadamente "sociales" haremos un churro. Claro que yo ando justito de ambos dones (nihil desperandum)

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo