Logo dominicosdominicos

Blog El atril

Fray Antonio Praena Segura, OP

de Fray Antonio Praena Segura, OP
Sobre el autor

2
Oct
2015

Pudor cultural

3 comentarios

No voy a tratar de las clases de religión, porque lo que me pidieron para este blog es hablar de cultura. Tampoco del ex ministro Wert. Pena que en este país cultura y educación anden atrapadas en las redes de la política, cuando es urgente un pacto de estado.


Pero, claro, hay palabras tan despectivas, que dan patadas a la inteligencia de quien, cualesquiera sean sus creencias, tenga un mínimo de pudor cultural.


La cosa viene porque una famosa novelista se despacha así en un artículo: “nuestras criaturas malgastan su tiempo y atontan sus entendederas estudiando Religión en las aulas de las escuelas públicas y en las concertadas, que pertenecen casi todas a curas y monjas. Coño, puestos a contarles cuentos, cuánto más instructivos serían los de Perrault o los de Hans Christian”. Y añade que “nuestra infancia involuciona memorizando temas fundamentales en su adiestramiento para la vida, tales como la virginidad de la santísima trini y el vinagre de la lanza del profeta.”


No sé qué lanza tenía el profeta ni a qué “trini” se refiere Maruja Torres. Pero, sin quitarle mérito a sus novelas, creo que está muy feo burlarse así de materias que se debaten y enseñan en universidades desde la Edad Media, universidades que fueron germen de las actuales universidades civiles.


Como debatía al respecto con una amiga, para especializarse en muchas de estas materias se requiere saber griego, latín, lógica, metafísica, derecho, historia, y tantas otras disciplinas de las que antes eran humanidades y, mucho antes, artes. En países tan incultos como Francia, Alemania o Suiza, el estado las considera tan beneficiosas para su riqueza cultural que las sostiene junto a otras facultades tan necesarias como las de Odontología o BB.AA. Para ingresar, por ejemplo –le decía yo-, en la Escuela Bíblica y Arqueológica de Jerusalén, orgullo de altos estudios para la laica Francia que la sostiene económicamente, hay que saber latín griego, arameo, francés e inglés (el alemán no estorba tampoco), paleología…


Es hoy reconocido –para alguien que esté un poco actualizado- que, por poner un ejemplo, conceptos como el de “persona” -clave en el mundo occidental y sus derechos- se fueron aquilatando, enriqueciendo y dignificando en los seculares debates teológicos para profundizar el axioma de las tres personas de lo que la señora Torres llama “trini”.


El mejor servicio que una sana teología ha hecho y ha de seguir haciendo al cristianismo, a fin de alejarlo del fundamentalismo y la radicalización, es servir a su pensamiento críticamente, con profundidad y valentía. Pero las facultades de teología no son Charlie Hebdo.


Esto no es una arremetida. Estas cosas me perjudican. Mis compañeros del gremio son agnósticos o ateos. Pero, con los que son amigos, puedo dialogar sobre el sentido de las cosas teológicas; su interés y réplica son un don divino. Un poeta que es fraile ya tiene algunos literarios techos de cristal cerrados sobre su cabeza. Lo siento como un don: me expreso con la impagable libertad de no tener nada que ganar ni que perder.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


1
Dr.J
2 de Octubre de 2015 a las 19:47

Querido Antonio ¡claro que tienes mucho que perder! Tienes que perder la vida para ganarla.

2
Martín Gelabert
2 de Octubre de 2015 a las 20:54

No he leído la columna o artículo al que te refieres. Pero me da la impresión de que como argumentación, la de la periodista-novelista no es muy profunda. A veces, a falta de argumentos, se utilizan frases despectivas. Una buena enseñanza de la religión, como tú insinuas, abre la mente, favorece el diálogo, evita fundamentalismos y promociona la cultura. Y hay muchas cosas en nuestra cultura y en nuestra historia que no se comprenden bien sin un poquito de teología.

3
juan viejo
2 de Octubre de 2015 a las 21:46

os perseguiran en mi nombre no falla siempre igual gracias fray Antonio

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo