Logo dominicosdominicos

Blog El atril

Fray Antonio Praena Segura, OP

de Fray Antonio Praena Segura, OP
Sobre el autor

7
Abr
2014

Poemas y mentiras

5 comentarios

 

En los últimos días de aquella depresión supo que le importaba más la verdad que la belleza.

 

 

A través de los meses y la fiebre, le angustiaba pensar que todo aquel akelarre sólo fuese un teatro, que todos los elogios sólo fuesen palabras engoladas, mentiras disfrazadas con encajes que sólo un almidón perecedero mantiene erguidas mientras dura el espectáculo.

 

Siempre sospechó de sí mismo. Le atemorizaba encontrar las razones y las palabras de las razones que pusieran al descubierto la trampa. Hay cosas que no se dicen y son terribles; amenazan como pantera oculta, invisible, cuyos ojos sabemos que nos miran desde la espesura y que puede saltar sobre nosotros en cualquier momento.

 

Si hay algo más aterrador para el artista de la palabra que hacer uso de esta al servicio de la mentira, es tener capacidad para descubrir en la palabra misma la mentira y no encontrarse con las manos libres para desenmascarar el trampantojo que el arte ha urdido.

 

Enloquecía imaginando las voces que, off the record, en las íntimas veladas de los íntimos, daban por evidente el bluff.

 

Si todo era mentira, más que nunca estaba solo. Porque la mentira no es lo contrario de lo verdadero, sino una forma más de la soledad, una manera oscura de estar desgajados del mundo.

 

En los últimos días de aquella depresión supo que le importaba más la verdad que la belleza. Y ese fue el principio de la cura.


Posterior Anterior


Hay 5 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


1
Celeste
8 de Abril de 2014 a las 16:34

La verdad importa más que la belleza, desde luego, y las críticas no complacientes pero con buena fe son mucho mejores que los elogios tolerantes de quien, en muchos casos, sólo muestra una cara falsa. Amigo Praena, debes ir donde te lleve el corazón y donde se encuentre la verdad sobre ti mismo, literariamente y existencialmente. Un abrazo.

2
AP
9 de Abril de 2014 a las 10:24

Sí, claro que sí, Celeste. En todos los aspectos de la vida. Pero no olvidemos que la literatura es también un oficio y una ficción. No tienen por qué coincidir sujeto histórico y autor literario, como sabe muy bien. Esta entrada versa sobre la inseguridad que asalta al escritor, sobre el miedo al fracaso, sobre la revisión continua y la relación de comodidad e incomodidad con la obra escrita y publicada, sobre todo en el momento de volver a trabajar en un nuevo proyecto.

3
Dr.J
9 de Abril de 2014 a las 14:54

I died for Beauty -but was scarce
Adjusted in the Tomb
When One who died for Truth, was lain
In an adjoining Room-
He questioned softly "Why I failed"?
"For Beauty", I replied-
"And I -for Truth- Themself are One-
We Brethren are", He said-
Emily Dickinson, ca. 1862

4
Celeste
9 de Abril de 2014 a las 15:06

Y está bastante bien escrita, excepto tal vez por el párrafo que incluye la palabra "off the record" y "bluff". Un abrazo, sigue así.

5
Celeste
10 de Abril de 2014 a las 01:02

¡Qué buena Emily Dickinson! Encantada de verlo por aquí, Dr. J.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo