Logo dominicosdominicos

Blog El atril

Fray Antonio Praena Segura, OP

de Fray Antonio Praena Segura, OP
Sobre el autor

15
Oct
2009

Ni ético ni estético

4 comentarios

 

Hace unos días recibía un correo con un link hacia un cortometraje, el que aparece aquí. Vale la pena verlo.

En la larga cadena por la que el mensaje había pasado, alguien anotó un comentario al corto: El "suicidio" moral de la humanidad al olvidar la ética para pasar a la "estética"...

 

Después de ver el video y seguir, solamente, el sentido común, que en mi caso se comporta raramente, llegaba a estas conclusiones:

 

Al final del video se premia a la periodista por, se supone, las impactantes fotografías que ha tomado en el frente de batalla. Ella dejó que el soldado matara a la niña y la fotografió muerta. Ahí se supone que radica la falta de ética a cambio de la estética a la que alude el comentario del mensaje. Pero, ¿de verdad? ¿Van los periodistas a los frentes de guerra a hacer fotos estéticas? ¿No se juegan la vida, más bien, por dejar testimonio de su compromiso, de su voluntad de que la verdad se sepa? Van a dejar constancia del desastre. Pero -¡ay dolor, dolor!- también a dejar clara su valentía y su profesionalidad. Lo que hace que esta fotógrafa no impida la muerte de la niña no es su compromiso estético, sino su voluntad de dar el notición, de hacer el reportaje más valiente y arriesgado, más en primera línea y testimonial, más visceral y denunciante. Tan denunciante que ella no hace lo que podría hacer a cambio de… la gloria de un premio periodístico y el aplauso a su trabajo de corresponsal.

 

Los premios a corresponsables de guerra no se dan por estética. Para esos hay otros "certámenes". Se dan para reconocer el compromiso y la testimonialidad.

 

No es la estética lo que pervierte la labor de esta periodista. A lo sumo, es su ego, su voluntad de firmar el reportaje más impactante.
 

Ni es ético ni es estético. Simplemente es vanidoso y cobarde. Y, si por algo han premiado a la periodista, es por su “aparente” buen hacer como tal. No por la belleza de sus fotos. Eso es lo que le duele a ella: que su testimonio es sólo una mentira, una claudicación de su compromiso ético a cambio de ser reconocida y aplaudida.

 

Recomiendo la que es mi película favorita hasta la fecha: Before de rain, de Milcho Manchevski. Volveré alguna vez sobre ella, porque tiene mucho que ver.

Posterior Anterior


Hay 4 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
lola
15 de Octubre de 2009 a las 22:01

pienso, que muchas veces, igual que esta periodista, nosotros, dejamos que a nuestro alrededor ocurran cosas que podriamos evitar, pero al igual que ella, andamos muy ocupados en la estetica y no nos damos cuenta o pasamos de los otros y los dejamos morir de asco

2
Martín Gelabert
16 de Octubre de 2009 a las 21:44

Ni ético, ni estético, efectivamente. Lo menos que se puede decir es que es una tragedia. Y no me atrevo a decir que es complicidad con el asesinato, que quizás es lo que habría que decir.

3
duVallon
30 de Octubre de 2009 a las 20:20

Espectacular, solo le encuentro una pega, dudo que en la realidad la fotógrafa sintiera remordimientos. El fotógrafo se considera a si mismo un espectador de escepción pero no alguien que intervenga en escena, el objetivo de una cámara es una potentísima barrera psicológica que parece distanciarles de lo que esta sucediendo. No lo digo yo lo dice la reconocida fotógrafa mejicana Graciela Iturbide.
Este corto me recuerda a la historia del fotógrafo, ganador de un premio Pulitzer, Kevin Carter.
Os invito a que visiteis este link, es muy interesante, no solo cuenta la versión mas extendida de su historia si no también la que parece ser la real:

http://helektron.com/2007/12/28/la-verdadera-historia-del-premio-pulitzer-que-gano-kevin-carter/

4
Anónimo
30 de Octubre de 2009 a las 23:26

Si se pudiera reesribir el final de este corto, se me ocurre otro final,con el mismo mensaje, la misma reivindicación, pero enriquecida:
Al final, la cámara enfoca a la periodista mientras espera el resultado del premio. Se hace ver que se lo van a dar a ella, que está en el ambiente. Pero, porsorpresa, el nombre del ganador es otro, la cámara se descoloca para enfocar al ganador inesperado. Y, cuando ya ha psado l "certamen", vemos el reportaje y que finalmente ella intervino en favor de la chica. Pierde dramatismo, pero el mensaje es es el mismo enriqecido con el hecho de que "se puede optar por otra cosa".
Se me osurre, no sé si endulacorando la cosa

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo