Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog El atril

Fray Antonio Praena Segura, OP

de Fray Antonio Praena Segura, OP
Sobre el autor

27
Dic
2011

El infierno existe

5 comentarios


Saldar cuentas con el pasado es un requisito para estar con libertad en el presente. Un hombre que se mira en el espejo con voraz sinceridad y valentía es un hombre que ha mirado a los ojos de todos los que ya se le han muerto. Y, si ese hombre es un poeta tan verdadero como mi amigo Juan Carlos Friebe, la mirada en el espejo le devolverá a cambio, si no los ojos, sí las palabras de los muertos.

 

 

No se trata de asumir culpas que no existen, pero sí de entrar donde estuvieron aquellos que nos duelen. Y es que el padre de Friebe, como la mayoría de los jóvenes alemanes de su generación, formó parte de las juventudes hitlerianas. Por eso el libro que les presento, Poemas a quemarropa, hace poesía no sólo después de Auschwitz sino con Auschwitz en la garganta.

 

Este poemario ha estado en las manos de Friebe años largos y difíciles. Ha supuesto no sólo un recorrido por el dolor y la confrontación con las sinrazones, sino también un largo ejercicio de búsqueda literaria y de pugna cuerpo a cuerpo con la forma en que decir lo que no puede decirse más que de una forma que hay que encontrar. Poesía es eso: decir del único modo, con el único fuego posible donde contenido y expresión se hacen una sola cosa, lo que así quiere ser dicho. Pero pocos lo logran con el grado de intensidad, de contención, de verdad con que Juan Carlos lo hace en estos poemas. A veces no sólo contenido y forma arden en el mismo poema, en la misma hoguera: también arde el poeta.

 

Que la poesía excede las relaciones con la belleza y sigue siendo poesía, estos poemas lo demuestran. Que prescindir deliberadamente de las figuras retóricas y de los recursos puede incluso potenciar la intensidad de un texto, este libro lo certifica.

 

No sé muy bien porqué, pero el holocausto no es sólo un dato histórico. Si tuviera que darle una interpretación teológica –me callaré como poeta- diría que es esta: el infierno existe.

 

Recomiendo intensamente este libro del que les dejo este poema que, inmerecidamente, Juan Carlos Friebe me dedica.

 


16670



Franciszek Gajowniczek (Strachominie, 1901- Brzegu, 1995)
Maksymilian Maria Kolbe (Zdunska Wola, 1894 - Oswiecim, 1941)



Es la norma del campo, y lo sabéis. Lo sabía el fugado, que huyó con vuestras vidas a su espalda: culpadle a él de nuestra represalia.



Cada evadido carga con diez muertes en su conciencia, y no existe excepción para la norma: ayunaréis hasta que vuestra carne se consuma en la celda de castigo.



Franciszek Gajowniczek: tú serás el primero.



...Y en el silencio rompes a llorar, cayendo de rodillas: qué será de tu mujer e hijos, te preguntas, entre mocos y babas, como un niño, e invocas a tu Dios, que te ha olvidado. Tus plegarias estériles repugnan, mientras limpias mis botas con tus lágrimas.



Una pesada ráfaga de plomo dejaría caer sobre el silencio del Dios al que suplicas vanamente, pero algunas semanas de hambre atroz reforzarán mejor la disciplina.



Por eso, cuando el preso dieciséis mil seiscientos setenta da un paso, al frente, entre la fila, y me ofrece su vida, a cambio de la tuya, dudo un instante, pero acepto el trueque.



Entre dos bestias no hay gran diferencia, y obrarás sin saberlo dos milagros: que la oración te salve y sobrevivas, y yo haga a un cerdo santo en los altares.

Posterior Anterior


Hay 5 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
javier langarita
5 de Enero de 2012 a las 09:39

Pues pinta pero que muy bien. Estoy acabando "El común de los mortales" de Jorge Riechmann. Si tu lo recomiendas fijo que es bueno.

2
Antonio Praena
5 de Enero de 2012 a las 20:29

Jorge Riechmann es uno de los pocos poetas que mantiene una poesía de alto compromiso humano, social y político. Un moderno superviviente en el variopinto contexto posmoderno. Se necesitan poetas que mantengan despierto su compromiso en medio de tanta poesía vacía.

3
Celeste
5 de Enero de 2012 a las 22:20

Si te soy sincera, me aburre la poesía política. Casi siempre termino leyendo o poemas amorosos (de la vertiente más barroca a la más transgresora) o reflexivos. Riechmann, del que he leído muy poco, está bien, pero se pone algo pesado cuando habla de la libertad. Y a Friebe no he tenido el gusto de leerlo. Me quedo contigo, poéticamente hablando, y con Narceo Antino, que, aunque de otra generación, es también muy bueno, y algo desconocido. Y una de mis debilidades es Las moras agraces de Carmen Jodra Davó, además de Ana Rossetti. Chantal Maillard, aunque no me gustó al principio, debo reconocer ahora que es bastante interesante.

4
Antonio Praena
6 de Enero de 2012 a las 00:22

Ummmm... ¡Cómo me gustó el último de Rossetti, llenar tu nombre, que parece que habla de amor o de otras cosas poero en realidad habla de la poesía misma. Encontré una gran cantidad de referencia evangélicas que me sorprendieron, siendo como es la trayectria de esta poeta. Y "La smoras agraces", delicioso, un libro que habr´ñia que leer en la escuela o en la eso, como una chica de 18 años escribe imitando distintos géneros: genial para adentrarse en la peosía, aunque creo que aún en esoi libro no desplegaba propiamente su voz, es el mejor primer libro que he visto, qué manera de asimilación. te felicito, Celeste

5
Celeste
6 de Enero de 2012 a las 10:27

¿Me felicitas? :P

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo