Logo dominicosdominicos

Blog El atril

Fray Antonio Praena Segura, OP

de Fray Antonio Praena Segura, OP
Sobre el autor

22
Nov
2006

EL ARTE DE VIVIR

6 comentarios

¿Y el arte de vivir? No ha de ser otro que la forma en que vamos convirtiendo los motivos de muerte en ganas de vivir. Después de muchas vueltas, me rindo ante la evidencia y vuelvo a lo más simple: ganas de vivir. De esa guisa se me ha quedado la definición de la esperanza después de recortarle, bisturí en mano, cuanto el saldo de los días nos arroja en negativo.

            Y sí: acabo de leer un artículo que apunta por dónde va a ir la próxima poesía y me han entrado unas terribles ganas de vivir (adviertan la amenaza que va implícita en ello). Les resumo:

            1º: La poesía se convertirá en el no género por excelencia, pues va a vivir al margen del mercado literario y del universo mediático. (¿Hay algo más tentador, para cualquier poetastro, que militar en el no-género?)

            2º: Por fin se aparcarán las tensiones entre escuelas y tendencias, que han dominado el panorama poético reciente, y volverá a hablarse de obras y propuestas concretas. Se abre el camino a la búsqueda de nuevos territorios, para los que no existen aún etiquetas ni banderas. (¿Se acabará la dialéctica entre los poetas de la experiencia y los de la diferencia, que en Granada han intentado ahogarse los unos a los otros en ríos de tinta periodística?)

            3º: La poesía se escribirá cada vez menos en verso. Cada vez habrá más poesía prosificada, versículo extralargo, hibridación con otros medios expresivos de carácter electrónico, visual..., fotopoemas, videopoemas, infopoemas...

            4º: Habrán muchas más mujeres poetas, dice el augur.

 

            No me lo pienso perder. Yo quiero verlo y hacerlo. A ver si mi regente toma nota y me manda a estudiar lo audiovisual, por ejemplo, a Edimburgo. Aunque, según García Montero, la mejor poesía que hoy se hace en Europa es la española. Y en Granada, ni les cuento... Quizá me quede, pues.

            Definitivamente, ganas de vivirlo y contar la parábola del hijo pródigo en un road-movie poema. O hacer un poema a María sobre formato transparente. O recortar mantel escrito y pespuntearlo sobre folios rojos en un poema eucarístico...

            ¡Hay tanto por hacer, tanto el Espíritu soplando...!

Posterior Anterior


Hay 6 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
MPUG
23 de Noviembre de 2006 a las 18:21

No es lo mismo vivir de arte, que arte de vivir. Si a alguien le interesa lo puede descubrir. yo por lo menos ya no lo volvéré a insistir. sin embargo, me viene bien el arte de vivir. ¿Cómo recitaré versos a la vida, Si no me he propuesto escribir?. Y... ¿Es acaso un poema la vida, de aquel que no puede sobrevir? ¿Que harán los poetas de la vida para ayudarle y darle ganas de vivir?. No me considero poeta ni tengo ganas de aprender, y cuando menos espero un verso me empieza a salir. GRACIAS FRAY ANTONIO.

2
lola
23 de Noviembre de 2006 a las 20:18

Me ha gustado la idea, ganas de vivir por la ilusion de hacer algo por alguien para alguien....en este caso poesia...pero creo que puede ser cualquier cosa,,,,a cada uno donde el Espiritu le sople....espero leerlas

3
silente
24 de Noviembre de 2006 a las 21:22

Contemplación y Poesía en estado puro es El Gran Silencio. Silencio que en Soledad habla de Dios, de solo Dios. De una belleza inenarrable. No os la perdais. Gracias a la Orden de los Cartujos,por su generosidad en compartir pinceladas de su vida. Benedicite Domine

4
DeEmily
25 de Noviembre de 2006 a las 18:25

"Hacer a Maria sobre formato transparente", o "poema eucarístico"... Seguramente por ahí pasa el arte de vivir en cristiano, cuando en la Misa lo decimos, "que seamos una ofrenda viva de alabanza" Pero ¿nos atrevemos los cristianos a tanto, a volvernos transparencia, ofrenda maleable, poema eucarístco en manos del Hacedor? amen

5
JMValderas
25 de Noviembre de 2006 a las 18:40

Querido Antonio Para arte de vivir, como bien die Silente, el de los monjes de la Grande Chartreuse. Calificr el documental de sobrecogedor es poco. Ni la más mínima ñoñería. Sin concesiones. Hombres (jóvenes, maduros y ancianos) de cuerpo entero, con una paz que inunda la pantalla. Sus rostros aparecen de frente en series de tres. Mírenle los ojos. Entenderán aquello de "Cartusiani nunquam reformati quia numquam relaxati". De vez en cuando la imagen se torna versículo del seguimiento del Señor: "El que no lo deja todo y me sigue no puede ser mi discípulo". En alemán, literalmente ir detrás de El, "mir nachfolgt". Así lo ve el cineasta tudesco. Detalles humanos que van calando cual lluvia fina, como la oración continua del monje en su eremitorio: de pie, sentado, arrodillado, en cuclillas..., para aliviar el cansancio de la postura; la comunicación a través de billetes que empiezan siempre "carísimo hermano" ("cher frère")... Quien esto suscribe no recordaba una bellísima, por sucinta y límpida, descripción del misterio de la Trinidad como la aquí traída de San Basilio, uno de los escasos pasajes sonoros, si dejamos de lado la voz constante de la naturaleza. Vale la pena dedicarle las horas que dura. Benedicamus Domino, Silente.

6
silente
26 de Noviembre de 2006 a las 13:25

Coincido con J.M Valderas. Es un documental en el que "hay que hacer la experiencia", sumergirse en su corriente de Vida. Las palabras no transmiten el estado de profunda oración en que te sumerge . Es imposible solo visionar,quedar fuera, de aquello que ya desde el inicio, lleva al interior profundo de quien se deja interpelar.Los cartujos en el Gran Silencio "traspasan" la pantalla, e introducen al espectador, en su dinamismo de Vida Orante. De forma que la sala de cine se convierte toda ella en una cartuja Son dos horas y media de oración contemplativa. En la sesión a la que asistí, ni un ruido de palomitas, ni toses. Respiraciones acompasadas, silencio compartido, y sí, alguna lágrima de emoción. Me gustaría comentar aspectos concretos, que no hago por respeto a quienes todavía no han asistido a la proyección.Dejo aquí la propuesta a Fr. A. Praena, si cree oportuno reservar un espacio de comentarios entre todos sobre esta Contemplación hecha Vida y Poesía que es el Gran Silencio.Dejo mi comentario en un Punto-Silencio de Adoración al Misterio. Benedicite Domine.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo