Logo dominicosdominicos

Blog El atril

Fray Antonio Praena Segura, OP

de Fray Antonio Praena Segura, OP
Sobre el autor

16
Nov
2008

Conferenciantes

1 comentarios

 

El poeta conferenciante es bueno. He venido a escucharle porque me gusta su poesía.

 

Entre él y el presentador –que se entromete demasiado- han citado ya siete veces a San Juan de la Cruz. Bueno, genial.

 

Pero es que –en ocasiones sin venir a cuento- tampoco cesan de decir que no creen en una religión personal: sí a la espiritualidad, sí a la mística...

 

Luego que si el poeta es un ser siempre en contacto con el misterio, que si un ser que capta lo invisible... Y cita a Rothco. Y lee un buen poema sobre Rothco:

Rothco tiene la cualidad

de ver las cosas como son...

Pero eso de las religiones, de las verdades... que no, que no.

 

La oyente de los enormes pendientes triangulares entrecruza los dedos de sus manos bajo su mentón, se acurruca en su asiento, inclina un poco la cabeza, musita con los labios y hace gestos de asentimiento: así es, como yo pensaba... Parece rezar.

 

Pero me pregunto: ¿a quien le rezará?, ¿a la idea transcendental de la poesía?, ¿a la hipóstasis divina de la belleza?, ¿al espíritu transtemporal de Rothco?, ¿al polvo sideral imantador de corazones? ¿Quién la escuchará? ¿Qué rostro tiene en sus entrañas dibujado? ¿Cómo se llama?

 

Amigo poeta, señor presentador entrometido, amiga orante: su hasta siete veces nombrado Juan de la Cruz amaba unos ojos en sus entrañas dibujados, con nombre, día y lugar de nacimiento, sangre, piel, raza, religión, seguidores malos y buenos... Todo lo demás sí que no es más que nuestros sueños o vacíos proyectados sobre un plano infinito (Feuerbach).

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
marcelino
28 de Noviembre de 2008 a las 21:11

el problema es, que aquel al que amaba S Juan de la Cruz, es un ser escondido y hay que buscarlo en lo escndido. Y eso es tan dificil e nuestra sociedad de imagenes y prisas

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo