Logo dominicosdominicos

Blog El atril

Fray Antonio Praena Segura, OP

de Fray Antonio Praena Segura, OP
Sobre el autor

13
Nov
2009

Alambre de espino

11 comentarios

 

Pensando normalmente, si se declarase una guerra, mi amigo Rafa y yo estaríamos en trincheras enfrentadas. Aunque, pensándolo mejor, gracias a que Rafa y yo somos amigos, será más difícil que algunas guerras se declaren. Y hasta, ejércitos de bandera diferente, invertimos nuestro mejor armamento en una misma cruzada. Eso sí: que no derrama sangre.

 

Rafael Calero acaba de publicar un nuevo libro: Versos de alambre y espino. Lo presentó el otro día en Granada e intercambiamos municiones con las que cada uno proseguir la común lucha por los frentes que cada cual tenemos abiertos. Uno y otro intercambiamos estrategias bélicas de estilos completamente diferentes. Aquí hasta el espionaje se contraespía a sí mismo para que los diversos ejércitos no desconozcan ni la más mínima técnica que conduzca a una victoria inauditamente compartida: la de un mundo más justo.

 

Les dejo una bala de las que me surtió mi amigo enemigo.

 

 GRUPO SALVAJE

 

Los niños son la esperanza del mundo

José Martí

 

Teníamos once o doce años

y nos reuníamos por las tardes

a jugar en la calle.

Era casi el final del otoño,

cuando los días se acortan

drásticamente y el tiempo

empieza a mudar de piel.

Un perro de raza indefinida,

de color negro y manchas blancas,

y con unos ojos repletos de miedo,

llevaba tres o cuatro días

deambulando por el barrio.

Seguramente había sido abandonado

por sus dueños al irse de vacaciones.

Estaba completamente escuálido.

Lo llamamos y le ofrecimos un pedazo

de bocata de salchichón.

El animal miraba agradecido

mientras engullía la comida.

Le pusimos en el cuello

un trozo de cuerda que alguno

de nosotros había encontrado

tirado en la basura.

Nos fuimos al descampado

que había detrás de las casas,

donde jugábamos al fútbol.

Alguien le dio una patada fuerte,

luego otra y otra y otra y otra más, y muchas más.

El pobre animal no se quejaba.

Bueno, algún quejido, pero poca cosa.

Se notaba que estaba acostumbrado

a que la vida lo maltratase.

Entonces alguno de nosotros,

no importa quien, dijo:

Me cago en la hostia. Es duro el hijoputa.

Y alguien, no importa quien, sugirió

que sería una buena idea ahorcarlo.

Fuimos hasta una de las porterías

y pasamos la cuerda por el palo

que hacía las veces de travesaño.

Creíamos que el palo no resistiría,

que se rompería sin remedio

o que la cuerda se partiría.

Lo colgamos y esperamos allí,

de pie, en absoluto silencio,

con los ojos como platos,

como si aquello fuese la mejor

película de la historia del cine,

hasta que el perro dejó de respirar.

Luego volvimos a nuestras casas.

Hacía un poco de frío

y ya era casi de noche.

Al día siguiente teníamos

que ir a la escuela.

 

Posterior Anterior


Hay 11 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
lola
13 de Noviembre de 2009 a las 20:36

Igual que las personas, el que esta acostumbrado a sufrir, ya ni se queja.

2
Paco
13 de Noviembre de 2009 a las 21:28

Uff, demasiado duro. Además, ¿son los niños? o¿acaso sea el odio que insuflan los mayores en el ambiente?.
Lo siento Antonio, no me ha gustado el post

3
Antonio Praena
14 de Noviembre de 2009 a las 01:03

Lector Paco. No es de gustar el post, tienes razón. Pero quería que estuviera este poema de Rafa. Podemos echar la culpa de la violencia a la sociedad, pensar que nacemos completamente bondadosos. Pero en el fondo, lo que digamos de la sociedad al final acaba devolviéndonos al ser humano personal. La sociedad no es sino un conjunto de hombres. Aunque quizá sea más... Es un tema muy antiguo, pero creo que la violencia también la traemos puesta a ese mundo. Literariamente, el poema me recordó a este otro de Gamoneda, al que dedicamos, cuando recibió el Premio Cervantes, un post en este blog que ahora no encuentro. Ese poema de Gamoneda es muy conocido y aparece en casi todas sus antologías: MALOS RECUERDOS. (La vergüenza es un sentimiento revolucionario. KARL MARX): http://www.elmundo.es/especiales/2006/11/cultura/gamoneda/blues_castellano.html

4
hachiko
14 de Noviembre de 2009 a las 13:46

Estos días se proyecta la pelicula Hachiko : historia de una lealtad de un perro japonés con su amo muerto. En las marquesinas de autobuses, la imagen de Hachiko y Richard Gere. Podeis bajaros la imagen: googlear Hachiko-Richard Gere.

Me quedo con la ternura y la lealtad. Y a quien disfrute con el arte- violencia, tan de moda ahora...con su pan... saludos

5
josecarlos
15 de Noviembre de 2009 a las 00:43

Vivo encima de una clínica veterinaria y afortunadamente las imágenes que mi mente retiene de como tratar a los animales son bien distintas; todos los días presencio escenas de lealtad incondicional entre cuidadores y mascotas. Risas, bromas y caras de felicidad cuando los curan y también tristeza o incluso lagrimas cuando algo no ha salido bien o han tenido un accidente; a veces sus doloridos ladridos suben por el patio de luces hasta el tercer piso en el que vivo, pero me tranquiliza saber que se quejan porque les están curando o intentando salvar, en fin, quisiera sin destruir la poesía, comunicarle al rapsoda que me entristece su evocación y que si algún día decide dejarse seducir por la prosa narrativa, lea o vea Colmillo Blanco y Bailando con Lobos.

6
siempre leales
15 de Noviembre de 2009 a las 09:31


Por si alguien quiere disfrutar del trailer de Haichiko, siempre a tu lado, dejo este link.

Sirva como homenaje a todas las mascotas que comparten nuestra vida dándonos todo por nada. Mil gracias por vuestra lealtad y vuestro amor incondicional. Seamos tambien leales, cuidémosles, respetemos sus derechos, seamos recíprocos en el amor que ellos nos tienen.

http://www.taringa.net/posts/imagenes/3523104/P%C3%B3ster-de-Siempre-a-tu-lado,-Hachiko--con-Richard-Gere.html

saludos cordiales

7
hachiko en español
15 de Noviembre de 2009 a las 17:01

el trailer de Hachiko en español

http://www.youtube.com/watch?v=MOrUpgPATdk

saludos

8
yikoam
17 de Noviembre de 2009 a las 11:21

No sé. Lo siento. No quiero entrar en juicios valorativos porque en sí, la "bala" se juzga por sí misma. Da que pensar...

9
Ester
18 de Noviembre de 2009 a las 22:51

Antonio, nos conocimos precisamente en la presentación del libro, a la salida. Me alegra conocerte el blog. Me pasaré por aquí alguna que otra vez.
Respecto al poema de Rafa, solo dos cosas: o sois todos muy jóvenes, o sois todos de ciudad.

10
Antonio Praena
19 de Noviembre de 2009 a las 02:19

Hola Ester. Sí, te recuerdo: la chica guapa pelirroja; no pudimos ir a ttomar una ceveza porque yo iba no sé donde. Rafa no ha matado nunca un perro. Yo sí que de chico, en mi pueblo, he corrido detrás de algunos gatos tirándoles piedras. Lo confieso: soy de pueblo y he tirado piedras a los gatos. Pensamos que la poesía sólo sirve para expresar bellos sentimientos o dulcificar, de un modo idealizado o costumbrista, nuestro pasado, la infancia... Y no es así, la poesía a veces tiene que levantar ampollas. La literatura no es biográfica. El poeta no tiene que hacer autobiografía o jugar al confesionalismo, pero tampoco miente porque cuenta la vida, aunque no sea la suya por más que use la primera persona. Ni miente ni juega a hacer confesiones. Levanta acta de una realidad aunque no sea cronista de la realidad. Por otro lado, muchas veces compruebo que es verdad ese lugar cmún que dice que los mejores entimientos suelen hacer la peor literatura.

11
Elena
26 de Noviembre de 2009 a las 17:46

"Cuando conocí a la gente, aún quería más a mi perro". (Sabio francés)

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo