Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog El atril

Fray Antonio Praena Segura, OP

de Fray Antonio Praena Segura, OP
Sobre el autor

26
May
2015

Acorde

0 comentarios

Asunción Escribano
Acorde
X Premio Fray Luis de León
Visor, 2015


Viniendo de alguien que dedica su actividad profesional a la apasionante relación entre el periodismo y la literatura, que en su tarea universitaria sostiene el puente que va del lenguaje más exigente a las siempre cambiantes novedades que el periodismo y las nuevas redes de información exigen, este libro, “Acorde”, supone un verdadero testimonio de raigambre poética y de fe en la palabra como casa del ser y de la vida.

Asunción Escribano ya nos había regalado verdaderos testamentos en los que humanismo, naturaleza y metafísica convivían armoniosamente en una sola persona literaria. Pero en el presente poemario esas dimensiones están más acordadas que nunca, más vibrantemente armonizadas mediante un decir suelto, agraciado y desasido que nos revela a una poeta en cuya madurez la libertad y la exigencia se potencian mutuamente.

“Acorde” es una inmersión en el paisaje y sus estaciones desde un yo que tiende a la disolución. Hay en él una ebriedad sostenida, una desmesura de viento y de fuego que engarza a Escribano con la mejor tradición castellana de Claudio Rodríguez. Y aunque explícitamente aparecen Gamoneda, Sánchez Rosillo y Vicente Valero, está también Antonio Colinas, cuya mansedumbre es invocada a la vez que empapa los versos más luminosos. Por lo que al ritmo se refiere, todo se acuerda a una respiración real, encarnada, que nos retrotrae a la teoría de Valente según la cual acentos y ritmo son en el poema un eco de la misma respiración humana.

Si es misión de la belleza dar unidad al mundo, del que nosotros somos lenguaje, “Acorde” nos eleva a un horizonte de claridad incandescente en el que todas las cosas vibran unidas. También las sombras, las tormentas, las llagas, fiebres y cicatrices encuentran su lugar en una especie de sacramento cósmico oficiado por los pájaros. Pues al final, y muy especialmente en el extraordinario poema XXX, un jubilo sostiene fúlgido cuanto en la vida ha llegado a ser poema y cuanto en este poemario nos llega como vida intensa y verdadera.

Acorde es clásico y es moderno. Es exigente consigo mismo y misericordioso con el lector. Los destellos de lenguaje religioso acentúan la plenitud inmanente de las cosas y, a la inversa, la inmersión poética en la inmanencia del mundo y sus naturalezas nos sumerge en una atmósfera y una mística transreligiosa.

Tan solo un par de versos suyos ya lo dicen todo: “La cantidad de amor inmenso / que puede contener algo pequeño.”


Posterior Anterior


Deja tu comentario

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo