Logo dominicosdominicos

Blog El atril

Fray Antonio Praena Segura, OP

de Fray Antonio Praena Segura, OP
Sobre el autor

1
Mar
2014

Her

5 comentarios


 

Spike Jonze es un director que no se pone tras la cámara si no es por un proyecto arriesgado y con vocación de no dejar indiferente. También por eso tiene tantos detractores como admiradores.

 

 

En esta ocasión su propuesta es “Her”, una película en la que un solitario Joaquin Phoenix, un hombre que tras su fracaso matrimonial piensa que ya no volverá a sentir nada nuevo y a quien sólo le queda ver pasar los días con total indiferencia, se enamora de un sistema operativo programado para convertirse en su compañera ideal y para ir acomodándose a la personalidad de su enamorado hasta llegar a hacer de la suya una relación con todas las características de la realidad.

 

La historia trascurre en un futuro cercano, pero en realidad nos habla de nuestro presente, de un presente en el que la soledad, el fracaso de las relaciones personales y la incomunicación van convirtiendo las relaciones virtuales en un refugio humano.

 

Ese es el acierto de la película, ponernos ante los ojos una verdad en la que reconocer no sólo lo equivocados que estamos al consolarnos con el alto número de “likes” que alcanzamos en Facebook o el número de veces que somos retuiteados, sino hasta qué punto huimos de la realidad más cercana e interpelante refugiándonos en las nuevas tecnologías.

 

Pero el problema no está en las tecnologías ni en su potencial para sustituir al amigo acomodándose perfectamente a nuestras necesidades, sino en nosotros mismos. Por eso “Her” es, ante todo, una incursión en el amor y en el factor diferencial humano.

 

En este sentido, Jonze lleva las cosas al límite: esta relación amorosa con un sistema operativo es tan perfecta que incluye la imperfección. El conflicto, las discusiones, los desencuentros están presentes y toman un cariz bien real. El protagonista sufre las cosas que hay que sufrir en una relación amorosa. Pero esta se reconduce, se estabiliza en el momento que tiene que hacerlo, unas veces por iniciativa del protagonista, otras por iniciativa de la chica. Nunca, evidentemente, pesa sobre ella la verdadera grandeza del amor: su debilidad, su naturaleza amenazada y frágil. En esta cinta la posibilidad del daño y del dolor es sólo un elemento programable, nunca algo realmente irreversible.

 

La muerte, en una palabra, no ejerce su amenaza sobre este amor, como sí la ejerce, como sí es realmente posible el “se acabó” para siempre, en el amor real.

 

 

 

Quizá el diferencial humano no sea otra cosa que el estar siempre midiéndose contra la muerte y la finitud, contra las que, sin embargo, la libertad se afirma como verdadera libertad, el amor como amor verdadero y la humanidad como humana. En el “pese a todo”, el “contra todo” tiene la soledad que nos rodea –quizá no se ha dado cuenta- otro factor impredecible: puede abrir en sí misma una puerta de libertad. Puede ponerse en escena, hacerse arte, contemplarse y, de este modo, no concederse a sí misma la última palabra.

Posterior Anterior


Hay 5 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


1
pepe E.
2 de Marzo de 2014 a las 13:20

Empieza a ser patético que nos consuele, busquemos la amistad y el placer en las máquinas.
La inteligencia artificial mejora nuestras vidas pero no nos salva.

2
Teresa Nevado
8 de Marzo de 2014 a las 12:55

Estoy muy de acuerdo. "Her" narra una historia que sólo puede generar desasosiego. Incluso los filtros, los colores de las imágenes, y esa Los Ángeles recreada e impersonal ahondan en el mensaje, que a mí me sugiere sed en los personajes. Sed de amor y de comunicación auténtica. En toda la película, no en vano, falta Dios.

Un abrazo.

3
Anónimo
8 de Marzo de 2014 a las 17:51

¿ no será que se enamora de la voz - Scarlett Johanson en V.O.- del sistema operativo ? Tiempo atrás ocurría con la voz de locutores/as de radio. Ahora los llaman frikis cibernÉticos. Todo depende del uso delos medios...y de cómo cada cual gestiona sus afectos y soledad. Por lo visto en la temática de los Oscar, es una asignatura pendiente de nuestro tiempo.

4
sostenidos por la Vida
9 de Marzo de 2014 a las 12:15

Ryan Stone ( S. Bullock ) en Gravity ante parecida tesitura que Joaquin Phoenix en Her - la soledad total, y la atracción del abismo, reencuentra en si misma el ancla que le impulsa de nuevo a luchar por la vida real. La que le lleva de nuevo a renacer de su propio agujero negro. Dos paradojas de nuestro tiempo: nihilismo versus vida. Vida que supone afrontar retos. El laissez-faire blandiblup conduce inevitablemente a un nihilismo que destruye. Nos dotaron de libre albedrío para elegir entre vida o muerte. Gravity nos recuerda que no estamos solos en un negro espacio. Merecería profundizar en su contenido, no solo en sus magníficos efectos espaciales. Gracias Alfonso Cuarón

Gracias Fray Antonio

5
Antonio Praena
9 de Marzo de 2014 a las 19:50

Soy un admirador de Alfonso Cuarón desde la inolvidable "Y tu mamá también". ya allí estaba ese interés por la soledad y la necesidad de enfrentarnos a nosotros mismos. Tendré que ver Gravity.

No deja de ser curioso que el tema de la soledad esté tan presente en los estrenos del año. Pero creo que hay una clara diferencia entre ese enamoramiento de una voz que radia y la relación sentimental con un S.O., por muy sensual que la voz de Scarlett sea.

Sí, Teresa: el lenguaje visual funciona muy en coherencia con el trasfondo de la película. Aunque creo que, con todo, pese a sus logros, la peli se queda superficial.

Gracias, amigos lectores, por vuestros comentarios.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo